Estado de ánimo.

El enfoque del estado de ánimo de una persona, no debe limitarse solamente al factor desencadenante al que el paciente lo atribuye, sino como siempre, se trata de un tema multifactorial.

Se ha visto que ciertas intolerancias alimenticias pueden ser las causantes de estados de ansiedad, agresividad, etc…

Cuando comemos alimentos que nos producen intolerancias, éstas generan una inflamación a nivel intestinal que favorecerá en un futuro a que nos aparezca una hiperpermeabilidad intestinal. Si esto ocurre, quiere decir que las vellosidades intestinales se han atrofiado dejando pasar al torrente sanguíneo diferentes sustancias, incluidas proteínas mal digeridas, que pueden comportarse en algunos casos como neurotóxicos.

Del Dr. Jean Seignalet consideraba que el trigo se puede comportar como neurotóxico en pacientes sensibles.

Otro factor es el estrés continuado que puede volverse crónico. Como consecuencia nuestra glándulas suprarrenales se agotan y las catecolaminas se inhiben (adrenalina, noradrenalina, dopamina). Con el tiempo esto nos generará un sistema inmune débil, frágil. Es decir, estamos creando un terreno donde cualquier patógeno podrá fácilmente crecer.

El estrés nos provoca también, problemas digestivos, insomnio, contracturas musculares, cansancio, ansiedad, irritabilidad, y un largo etcétera.

En cuanto al estado de depresión, este puede ser debido a diferentes causas:

  • Depresión serotoninérgica.
  • Depresión dopaminérgica.
  • Depresión relacionada con la disminución del gaba.
  • Depresión desencadenada por una situación estresante, que nos provoca un exceso de cortisol. En este caso afecta en la transmisión de los tres anteriores.

Terapia natural

No estamos hablando de depresiones profundas o trastornos de la personalidad que lo ha de tratar el médico especializado. Es un abordaje natural para que la persona recupere su estado de ánimo natural anterior.

  • Encontrar la alimetnación adecuada en cada paciente, evitando alimentos que puedan provocar algún tipo de intolerancia.
  • Corregir si es el caso, la hiperpermeabilidad intestinal y proceder a su sellado.
  • Complementar con suplementación si fuera necesario.
  • Paralelamente abordar todo el tratamiento con Flores de Bach o auriculopuntura.