estreñimiento

ESTREÑIMIENTO DURANTE LA QUIMIOTERAPIA

El estreñimiento es un efecto secundario común en pacientes que reciben quimioterapia, la causa del mismo puede ser derivado por varios factores como la reducción de la actividad física, la disminución de la ingesta de líquidos, no comer suficiente fibra y, como efecto secundario a la medicación prescrita.

Definición

Se considera estreñimiento la reducción en el número de deposiciones a menos de dos o tres semanales. Lo normal es ir diáriamente.

Ningún paciente oncológico debería estar más de 3 días sin realizar ninguna deposición.

Causas del estreñimiento durante la quimioterapia

Medicamentos:

Muchos quimioterapeuticos así como los medicamentos que se prescriben para controlar los efectos secundarios de los mismos como los analgésicos y los antieméticos, pueden causar estreñimiento.

Inactividad Física:

La fatiga y la debilidad causadas por el cáncer y su tratamiento pueden llevar a una disminución de la actividad física, lo que a su vez puede contribuir al estreñimiento.

Quisiera recordar en este apartado, que aquellos pacientes que realizan ejercicio físico adecuado a tu tipo de cáncer y estado físico toleran mejor los tratamientos, se recuperan mejor y tienen menos complicaciones.

Cambios en la Dieta:

Los cambios en el apetito y la dieta debido a las náuseas y otros efectos secundarios pueden resultar en una menor ingesta de fibra y líquidos, factores clave para la salud digestiva.

Trastornos metabólicos 

  • Desbalance de electrolitos: disminución de sodio y potasio, aumento de calcio.
  • Deshidratación: Los vómitos, la diarrea y una menor ingesta de líquidos pueden llevar a la deshidratación, lo que dificulta el tránsito intestinal.

Estrategias de manejo del estreñimiento

En el manejo del estreñimineto es muy importante descartat que no sea debido a una obstrucción física por el tumor, o por las alteraciones electrolíticas del potasio, calcio, etc…

Una vez descartado el tratamiento consistirá en:

Aumentar la Ingesta de Fibra:

  • Fibra Soluble e Insoluble: la fibra soluble aumenta el bolo fecal y la insoluble aumenta los movimientos propulsivos del colon, por eso es importante tener una dieta variada de verduras y hortalizas.
  • Alimentos Ricos en Fibra: frutas (como manzanas, peras, y ciruelas pasas), vegetales (brócoli, zanahorias, espinacas), legumbres (azukis, lentejas), y granos enteros integrales.

Aumentar la Ingesta de Líquidos:

  • Beber al menos 2 litros de agua al día, ajustando según las necesidades individuales y la tolerancia.
  • Incorporar caldos, infusiones y jugos diluidos para aumentar la ingesta de líquidos.

Actividad Física Regular:

Realizar ejercicios ligeros y regulares, como caminar, puede ayudar a estimular la motilidad intestinal.

Consultar con un profesional de la salud para establecer un plan de ejercicio adecuado.

Recomendaciones dietéticas específicas en caso de estreñimiento

Alimentos que ayudan a aliviar el estreñimiento:

  • Frutas Secas: Las ciruelas pasas y los higos son conocidos por sus efectos laxantes naturales.
  • Semillas de Chía y lino: Ricas en fibra y pueden añadirse a batidos, yogures, y ensaladas. las semillas de lino se han de dejar en remojo para que suelten sus mucílagos.
  • Verduras de Hoja Verde: Como la espinaca y la acelga, que son ricas en fibra y magnesio.
  • Cereales de Grano Entero: Arroz integral.

Evitar alimentos que empeoran el Estreñimiento:

Son alimentos que deberíamos evitar no solamente porque empeoran el estreñimiento sino que no deberían formar parte de una alimentación para un paciente oncológico, estos son;

  • Alimentos Procesados: Altos en grasas y bajos en fibra, como las comidas rápidas y los snacks empaquetados.
  • Productos Lácteos: En exceso, pueden contribuir al estreñimiento en algunas personas.
  • Alimentos Ricos en Azúcar: Como los dulces y postres, que pueden desplazar a los alimentos ricos en fibra en la dieta.

Conclusión

El manejo del estreñimiento durante la quimioterapia requiere una combinación de cambios dietéticos, aumento de la actividad física, y posiblemente el uso de medicamentos.

Adaptar estas estrategias a las necesidades y tolerancias individuales del paciente es crucial para mejorar su calidad de vida y facilitar su tratamiento oncológico. Trabajar en estrecha colaboración con el equipo médico y un dietista – nutricionista especializado puede proporcionar el mejor enfoque para manejar este desafío común.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

*